Pablo Derqui nos habla sobre “La danza de la venganza”: “Sostener y dar veracidad a los textos es mi herramienta básica”

 In Artículos

Recién llegado a Tenerife nos encontramos en el Teatro Leal con uno de los actores más prolíficos del momento, Pablo Derqui. El actor catalán presenta este fin de semana “La danza de la venganza” dentro de la programación del Festival Telón. Un texto de Jordi Casanovas, bajo la dirección de Pere Riera, que nos sumerge en la ruptura de una pareja que a primera vista parece cordial pero que se tornará muy convulsa.

Sobre su personaje Derqui nos cuenta que Alex (Roger en la versión catalana) es un editor, en este juego a dos bandas, con un don de palabra muy pronunciado del que alardea sin contemplaciones. Su lema es: “Las palabras precisas sirven para preservar la civilización”, pero detrás de esa retórica se esconde un auténtico manipulador. Ejerce un cierto maltrato psicológico, si bien es cierto que esta “danza” juega con el espectador desde la mirada de ambos protagonistas. Alex, con su verdad por delante, acaba sometiendo a su pareja, es el amor mal entendido. Va a intentar cerrar lo más limpiamente posible la ruptura pero se le va de las manos.

Jordi Casanovas ha dividido el texto en doce asaltos (“rounds”) como si de una lucha entre boxeadores se tratara, aunque el público no lo aprecia. Aparentemente el que tiene el poder de la palabra vence en la batalla pero si no están bien cimentadas las relaciones y la integridad emocional no hay nada que hacer. Aquí ya han caído las máscaras y se dice todo a la cara, Claudia (Maria Ribera) se da cuenta de quien es y como ha estado sometida, habrá un enfrentamiento de tú a tú. Va a ser un espejo donde aparecen sus monstruos: “No eres tan civilizado como te crees”, le dice.

En la obra hay momentos donde caen fichas, momentos paradigmáticos como cuando ven que su hijo no quiere convertirse en un problema y se esconde detrás de una mentira y siempre Alex reconduce esos silencios con la palabra, el terreno que domina.

Nos cuenta Pablo que les fascinan los actores que son muy de construcción de personajes, pero se sincera diciendo que sostener y dar veracidad a los textos es su herramienta básica. Intentas encarnar las palabras de la manera más veraz posible y así construyes el personaje. Asegura que intenta no prejuzgar para no caricaturizar o sobrecargar lo que interpreta y disfruta encarnando individuos con enorme dialéctica, porque tienen muchos “asideros” o recursos para saborear. Lo mejor es dejarse llevar por el director y seguir la “textualidad”, donde el verbo se hace carne.

Volviendo a “La danza de la venganza”, argumenta que las relaciones de poder que coexisten en la pareja quedan al aire, relaciones que están tácitamente asimiladas por todos a pesar de ser perniciosas y hagamos como que no pasa nada. La obra no huye del efectismo y Casanovas pretende que el público baile a su son partiendo de algo muy cotidiano, donde el espectador se sitúa como un espía de esta pareja en crisis. Al fin y al cabo un artefacto teatral, maquiavélico incluso con mala leche, aunque toque temas muy sensibles.

El director Pere Riera, también dramaturgo, dirige por primera vez un texto ajeno y tenía muchos reparos por el tremendo respeto al texto de su amigo Jordi. Derqui afirma que cuida mucho a los actores, siempre entendiendo las “punciones” (como un cirujano) que van dirigiendo a cada personaje. Puntualiza que el hecho de que el texto es circular hacia complejo el montaje, porque vuelve a incidir en el mismo tema, algo típico en las discusiones de pareja.

Nos despedimos con la satisfacción que le ha supuesto interpretar este personaje, un regalo al ser un texto contemporáneo nunca antes representado y poder darle vida es una gozada, algo que Pablo no había hecho hasta la fecha. Ahora toca continuar la gira hasta enero y nos adelanta, en exclusiva, que en abril comenzará los ensayos de “Hamlet” bajo la dirección de Mario Gas, que ya le dirigiera en “Calígula”. Un trabajo que no se hubiera planteado si no lo hubiera hecho Mario; aun así cree que le dará otro color, sosteniendo de nuevo, un individuo de enorme dialéctica.

Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search