“Tabú” y el juego de las apariencias

 In Críticas

Con ayuda de una confidente muy especial Mardteatro se acerco a la sala Nave 73 (Madrid) donde se programa los sábados “Tabú”, un texto de Patricia Córdoba que os va a resultar familiar si habéis jugado al famoso juego del mismo nombre.

Patricia interpreta a Mar que ha sido citada en un lugar singular: un sótano. Un amigo que actualmente vive en Londres la ha convocado junto a otros. A partir de ahí la pregunta lógica. El porqué de dicha convocatoria y paralelamente la extrañeza por la ausencia del anfitrión. Los distintos “personajes” van llegando a la fiesta Ana, Eva, Joan, Celia y Nico…para ir descubriendo las particularidades de cada uno sobre todo cuando descubren el porqué de esta fiesta viéndose forzados a jugar a una especie de “ruleta rusa” que los lleva al límite. El suspense se apodera del devenir de los protagonistas que se enfrentan a sus miedos, a las apariencias, a sus ambiciones, a sus sueños y sobre todo a la libertad en el modo que nos relacionamos con los demás. La sinceridad aflora en momentos verdaderamente angustiosos y nos lleva a conocer las intenciones reales de cada uno. El espectador se va a convertir en el espejo de estos amigos porque cada uno usará al público como vía de escape de lo que esta sucediendo en el sótano, con lo que habrán distintas visiones de una misma realidad (¿o quizás son múltiples?).

El director Diego Corral-Espinosa ha jugado en un espacio reducido con las conversaciones entre los actores ayudado por un espacio escénico delimitado por unas luces, formando una especie de “ring” con muy pocos elementos (mesa, armario..), que han realizado Isabel de Valdenebro, Simón Mercado y Lorena Rubiano. Sin olvidar a un elenco que destaca por su notable implicación en los personajes que interpretan y que esta compuesto por Elena González, Patricia Córdoba, Marian Arahuetes, Gustavo Rojo, Miguel Rascón y Héctor González.

“Tabú” es casi un cuento donde vernos reflejados y que nos plantea si ese espejo brilla por su sinceridad o si somos pura apariencia social. Un juego que nos fascina pero que llevado al límite puede tener inesperadas consecuencias.

Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search