“Aneboda, the show”: Para lo que da un armario de la tienda sueca (que tu sabes)

 In Críticas

El pasado fin de semana nos acercamos al Teatro Victoria que se encuentra celebrando el Festival de Teatro Contemporáneo Encuentros. En esta ocasión la compañía catalana Patricia Palomares presentaba un curioso trabajo con mucho de improvisación (medida) y bastante de “performance”.

Aneboda, the show” es la historia de tres amigos, donde uno de ellos acaba de romper con su novia y siente la necesidad de comprarse un armario: Un “Aneboda” de la famosa empresa de muebles sueca que todos conocemos. Ese acto, que podríamos catalogar como intrascendente, es la disculpa para que estos amigos se reúnan alrededor del montaje de un armario de dos puertas, y pasar la tarde, o más concretamente una hora, que es lo que dura la función.

Muchos ya estarán pensando que pueden contarnos estos tres amigos (además de su alocada aventura para traer el armario desde La Laguna sin pasar por caja). Pues lo que a veces sucede en una de esas tardes improvisadas con amigos, que aflora nuestro lado más humano por lo que en esta ocasión nuestra cercanía a la escena es irremediable. En un tono de aparente espontaneidad y sencillez nos llevan al significado de la amistad y de ahí al “yo”, a lo que aspiro/sueño ser, a lo que nunca voy a ser, al fracaso…El juego que nos proponen es una pieza que nos seduce porque logran una conexión con el público inmediata a través de una extremada franqueza. Una comedia que a primera vista podríamos calificar de simple “tontería”, pasa a ser una reflexión sobre el comportamiento humano y eso agrada enormemente. Bajo ese envoltorio de simplicidad realmente se esconde un trabajo muy bien estructurado que se ve reflejado en el notable trabajo de los actores (Nicolas Carbajal, Albert Pérez e Ireneu Tranis) que tras una falsa improvisación (y realmente parece que lo es) realizan una función con enorme talento, frescura y me atrevería a decir, una buena dosis de humildad.

La obra también juega con el factor tiempo ¿somos capaces de montar un armario en una hora?, parece que sí y también para un puñado de reflexiones. Desde luego es otro punto a favor de “Aneboda”, su duración y en consecuencia la propia estructura del montaje sostenida en las interpretaciones y un texto de Joan Yago que cautiva por su tono cercano y ameno. En resumen, una función que te deja la sonrisa puesta en una agradable tarde de domingo, con la sensación de haber disfrutado un buen trabajo escénico.

 

Recommended Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search