Federico & Salvador genios pero humanos

 In Críticas

Con un Teatro Victoria donde no cabía un alfiler, el pasado viernes se representaba (después del exitoso estreno en Tacoronte) la obra “Federico & Salvador, las horas oscuras y doradas” de Insularia Teatro. Sin duda, ya se ha convertido en un referente del teatro canario realizado en este año, a la espera del estreno de otras compañías en los próximos meses.

“Federico & Salvador” nos traslada al encuentro que tuvieron los dos genios en la Residencia de Estudiantes de Madrid en 1922. Allí surgiría una fascinación entre ambos llena de ideas antagónicas, tanto políticas como artísticas, que fue más allá de una simple amistad. Por un lado, Lorca siempre más cordial y cariñoso, religioso pero consciente del amor que siente por Dalí, y por otro lado el pintor extravagante, tímido, escéptico, muy influenciado por su padre que no acepta su condición sexual. Un análisis que profundiza en la intimidad de los dos artistas, aunque realmente la obra es un claro homenaje al poeta granadino que cumplía 120 años el pasado 5 de junio. Casi una ofrenda que se le da no solo al artista sino a la persona, como símbolo de tolerancia, de respeto a lo “distinto”, lleno de sensatez y fiel a sus ideales.

El texto que ha construido Gerardo Barrios nos trae a un Lorca y Dalí muy humanos (más el primero que el segundo), juegan con el público haciéndonos cómplices de lo que ocurre de forma casi inmediata. Ambos mantuvieron una correspondencia fluida casi hasta la muerte del poeta, y de ahí se extraen fragmentos que nos ayudan a comprender esa relación tan estrecha y que con el paso de los años se fue diluyendo. Lorca se sintió casi traicionado por la colaboración que realizó Dalí con Buñuel en “El perro andaluz”, nombre por el que se sentía totalmente aludido. Buñuel es representado con una marioneta, manipulada por Lorca y Dalí que ayudaron al cineasta con sus obras de teatro en la Residencia; quizás fue solo eso una marioneta y Buñuel no fue el culpable del distanciamiento entre ambos que se acrecentaría con la llegada de Gala a la vida del pintor.

Lorca es interpretado por César Yanes, que ha conseguido impregnarse del lado más humano del poeta, casi de forma innata, entre el acento andaluz y una “pluma” que roza la fragilidad (geniales los momentos que aluden a la feminidad del poeta) Yanes consigue que el público se ponga al lado del poeta, en sus momentos buenos (en la playa con Dalí, por ejemplo) y en los malos (su obsesión con la muerte y esa magnífica aparición de Bernarda) ofreciendo instantes llenos de emoción entre la ternura, la compasión y el desamor. Y su casi antagónico Dalí, que construye Leandro González a partir de las excentricidades del pintor catalán obligando al actor a mostrar también ese lado más excesivo, hasta en la hora de su muerte, rozando esa delgada línea de lo natural y antinatural, que en el caso del artista de Cadaqués es imposible diferenciar porque parece que no es de este mundo. Es en los momentos de encuentro entre los dos artistas donde fluye una gran complicidad en escena y donde Dalí crece con las palabras del poeta.

La escenografía se basa en un telón que usan los actores para distintos cambios escénicos y como complemento, un perchero y un baúl algo que ayuda a que el espectador se centre en los actores y que con algunos cambios mínimos a la vez que efectivos pasemos de la Residencia a la playa, de la playa a Nueva York o de Nueva York a un teatro. Además, la iluminación juega un papel fundamental en momentos álgidos de la obra, como el sueño de Lorca, su fusilamiento, o el final de Dalí, creando una atmósfera llena de dramatismo. Sin duda, todo ello bajo la dirección de Severiano García que ha dirigido un puesta en escena ágil, que no se olvida de las simbologías lorquianas y que aviva la admiración por el poeta andaluz.

“Federico & Salvador” es una obra necesaria para conocer el lado más humano de dos grandes genios, sobre todo al poeta granadino Federico García Lorca, que fue asesinado por su condición sexual e ideológica, convertido para siempre en un grito a la tolerancia, al respeto, y por encima de todo a la libertad.

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Marliuz Borges
    Responder

    Maravilloso relato de lo vivido hace unos días, increible tu trabajo Arturo, y para Insularia Teatro la gran enhorabuena.

  • Arturo Padrón
    Responder

    Gracias a ti por seguirnos y darnos apoyo.

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search