“Jauría”: Esto nos incumbe a todos

 In Críticas

El pasado fin de semana Mardteatro se trasladó a la capital del reino para disfrutar de dos espectáculos totalmente opuestos. Por un lado el musical “El Médico” un producto muy cuidado y de gran calidad pero quizás algo frío y la última obra dirigida por Miguel del Arco que nos dejo helados en la butaca del Pavón.

Jauría” venía precedida de un morbo, creo que desorbitado, por el hecho de basarse (más bien es una transcripción) en las declaraciones de todos los implicados, en un caso de tremendo calado social (y moral) como fue el de La Manada. Jordi Casanovas, autor de un texto, de lo que se viene a denominar teatro documental, no ha tenido que añadir nada (por desgracia) porque todo lo acontecido es tan aterrador que el artificio es innecesario, llenarlo de florituras sería un engaño, un engaño a la sociedad en la que sobrevuela el fantasma del “machismo”, la hipocresía y la in-moralidad más rancia. Casanovas nos enfrenta a una realidad para reflexionar, incluso nos hace dudar sobre ciertos comportamientos reprobables (o no); una bofetada a una sociedad que no evoluciona en muchos aspectos sociales y sobre todo en las relaciones interpersonales. Por eso mostrarlo de esta manera se hace tan necesario y sobre todo a las nuevas generaciones, como me consta que lo está haciendo la dirección del teatro.

En cuanto a la dirección, Miguel del Arco vuelve a demostrar su maestría en la dirección de actores y en componer una atmósfera cruda y perturbadora apoyado por una notable escenografía de Alessio Meloni donde destaca el portal angustioso (casi claustrofóbico) donde se perpetra el abuso. Esa escena sin escarbar en lo demasiado explícito, se convierte en una coreografía de una caza abominable donde del Arco ajusta los tiempos de manera sólida haciendo que el espectador se mantenga agarrado a la butaca. Esa sensación prácticamente perdura durante toda la obra porque no hay lugar para el descanso; desde la primera parte donde los cinco “palmeros” acosan a la joven hasta en el juicio con los fiscales acusadores (y también acosadores) que convierten a la joven en culpable en el subconsciente de muchos. El montaje logra, más allá de un juicio puramente legal, llevarnos a una dura reflexión sobre algo que nos afecta a todos, a una sociedad que tiene un problema grave donde el significado del respeto, la comprensión, la tolerancia y la empatía ha quedado diluido en un mar de sinrazones, arquetipos y perjuicios morales. Todo ello lo consigue desde la exploración de los personajes, del alma de los seis protagonistas. Y aquí es donde los actores realizan un trabajo titánico, donde el director ha conseguido unos resultados brillantes. Por un lado, Fran Cantos, Alex García, Raúl Prieto, Martiño Rivas e Ignacio Mateos hacen totalmente reconocibles a esos cinco cazadores (más bien perros), que son un clan de “abusadores” reincidentes, consiguiendo una complicidad aterradora porque todo se lo toman a guasa y aparentan que todos los hechos entran en lo que ellos definen (y también nosotros, aquí no se libra nadie) como “normal”. En el clan, Alex García consigue construir un personaje arrogante, en un principio, pero que se hunde en el juicio y Fran Cantos es un líder que nos revuelve en la butaca con una comicidad que aquí se vuelve repugnante. Y por otro lado, la sobresaliente interpretación de María Hervás, dentro del personaje sin posibilidad de escape. Desde el minuto uno, voz entrecortada, quebradiza, llorosa con nudo en la garganta que se contagia al patio de butacas, y movimientos temerosos, angustiosos como presa acorralada que Hervás interrumpe para dar vida a la fiscal del caso, serena, impasible, integra. Estamos ante una actriz que espero siga dando que hablar.

Es de justicia citar la acertada iluminación de Juan Gómez Cornejo y el sonido de Sandra Vicente que nos envuelven en una situación que cabalga entre la sordidez y la repulsión. “Jauría” es un gran montaje de visión obligatoria por lo que nos quiere hacer ver, reflexionar; es teatro que retrata a una sociedad, a nosotros mismos, que nos somete durante más de una hora y que nos libera al final con un pequeño hilo de esperanza: “Tengo 20 años. Me queda mucho” afirma la protagonista.

 

Recommended Posts
Comments
pingbacks / trackbacks
  • […] Jordi Casanovas escribe un texto brutal a partir de las declaraciones de los implicados en el famoso caso de “La Manada” bajo una dirección certera de Miguel del Arco. Maria Hervás enorme rodeada por Fran Cantos, Alex García, Ignacio Mateos, Martiño Rivas y Raul Prieto. Por fortuna el montaje pasará por el Teatro Guimerá en marzo y el Teatro Cuyás en junio de 2020. Imperdible. Crítica 26/03/2019 […]

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search