Mayorga: Intensamente azules (Episodio 1)

 In Críticas

Con cierta sorpresa la Muestra Iberoamericana (MEI), que se celebra en El Sauzal en primavera, nos adelantó el pasado fin de semana las dos últimas propuestas del dramaturgo y director Juan Mayorga. La primera de ellas fue el monólogo “Intensamente Azules” interpretado por Cesar Sarachu, convertido aquí en alter-ego del autor.

A partir de la rotura accidental de unas gafas, nuestro protagonista se enfunda unas de natación graduadas y empieza a ver la vida de otra manera. Desde las relaciones con los demás, hasta un nuevo punto de vista filosófico pasado por el tamiz de Schopenhauer. La intención de texto que nos descubre como libros antes incomprensibles ahora forman parte del individuo, donde existen personas que ven la vida con gafas de múltiples colores, o incluso conocer al Rey sea una palpable realidad, puede desorientarnos en un primer momento. Los avatares filosóficos siempre han sido complejos aunque sean concebidos a través de un “cuento”, lleno de anécdotas, que deambula continuamente en el absurdo. Quizás de eso se trata el juego, que la propia realidad es una fantasía creada por nosotros mismos con tintes irracionales. A partir de aquí podemos cuestionar un análisis sobre el individuo y sobre todo hasta que punto el ser humano esta encorsetado en unos valores y estereotipos que le marca la sociedad, aunque en ocasiones da la sensación que el texto no navega en latitudes más profundas y la metáfora se vuelve anecdótica.

Quien conoce muy bien las reglas del juego es Cesar Sarachu. Enorme actor que sostiene con fuerza las complejidades que van apareciendo en el texto, utilizando de forma minuciosa la gesticulación con técnicas de “clown”, lo que nos recuerda en diversas ocasiones a los icónicos Groucho Marx o Woody Allen. Desde luego una actuación espléndida, donde el actor es pura diversión filosófica.

Destacar la iluminación de Juan Gómez Cornejo, fundamental en este montaje porque hay muy poco “atrezzo” y la luz se convierte en vehículo indispensable para llevarnos a lugares distintos.

Así “Intensamente azules” nos enseña que todo depende del cristal con que se mire (en este caso unas gafas de natación) y que muchas veces deberíamos quitarnos esa nube que nos envuelve, disfrazada de normas que son un puro pretexto para seguir unas reglas sociales las cuales nos ensombrecen como individuo.

Recommended Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search